Ortodoncia: historia, estética y salud dental.

Ortodoncia: historia, estética y salud dental.

Hace ya mas de dos mil años que alguien se dio cuenta de la importancia que tienen unos dientes bien alineados. Tanto es así que ya pensó qué era lo más conveniente para poder corregirlos: “si los dientes del lugar de la lesión son desviados o desplazados es preciso (…) unirlos el uno con el otro (…) con un hilo de oro preferentemente”. Esto lo decía ya Hipócrates, padre de la medicina, 400 años antes de nuestra era.

Y antes que él, los etruscos ya habían trabajado tratamientos de ortodoncia a base de enlazar los dientes con bandas de oro e incluso reemplazado dientes caídos con sustitutos hechos con conchas o huesos.

tratamiento de ortodoncia etrusco

 

Porque más allá de lo estético unos dientes bien alineados cumplen mejor con su función, son más fáciles limpiar y, por tanto, se mantienen más sanos. Hoy, trabajamos con técnicas que hace solo unos años eran impensables: la ortodoncia invisible, por ejemplo: Invisilign. una técnica cómoda, que no molesta y que, además, pasa desapercibida.

Pero llegar hasta aquí no ha sido un camino de rosas. Sólo tenemos que ver la propuesta de Celso uno de los médicos más celebres de la antigua Roma, con respecto a la técnica de alineado muy a mano –y nunca mejor dicho-: “si cuando erupcione un diente permanente en un niño en crecimiento el temporal no se ha caído hay que quitar este y empujar con el dedo el diente definitivo hasta que alcance la posición correcta”. ¿A que solo de leerlo sientes palpitaciones? Este problema, aunque con la distancia que nos dan los años, lo tomemos a broma, es muy común en niños, antes y ahora: los dientes definitivos aparecen antes de que se caigan los de leche. Hoy, afortunadamente, sabemos que, en condiciones normales, la lengua suele ser suficiente para llevar el diente del niño a su posición definitiva.

Hemos evolucionado mucho, sobre todo en los últimos años. Sabemos personalizar el tratamiento y diseñarlo a medida de cada paciente. Sin embargo, hubo un tiempo en que el la forma de mantener nuestros dientes bien alineados no parecía excesivamente cómoda:

anclaje dental

 

En la imagen, el diseño de un anclaje utilizado para retraer los dientes anteriores. Estamos hablando de finales del siglo XIX. Desde entonces, como decía Don Hilarión en la Verbena de la Paloma, las ciencias han avanzado “que es una barbaridad”. Y menos mal.

Lo que un buen tratamiento de ortodoncia puede hacer por tus dientes es mucho. Este video, aunque con algunos años a sus espaldas, es un claro ejemplo de ello.

 

Hoy hemos conseguido que los tratamientos de ortodoncia sean prácticamente invisibles. Porque alinearse los dientes no es cosa solo de niños. Cada vez son más los adultos que quieren tener sus dientes bien alineados y, muchos de los que se resisten lo hacen por motivos estéticos: les horroriza verse un “armazón de hierros” en su boca. Pues bien, ya no hay excusa: las técnicas más vanguardistas no se ven. Se trata, como en el caso de Invisilign, de unas férulas transparentes, adaptadas a las necesidades del paciente, sin brackets ni alambres y que, por eso, resultan infinitamente más cómodas.

En cualquier caso, cada paciente es único y no a todos se les puede alicar el mismo tratamiento. Por eso, lo mejor es acudir a la consulta de tu dentista de confianza y dejarte asesorar. Afortunadamente para tener unos dientes perfectos, ya no hay que sufrir.

1 Comments

  1. Best Writing Service

    Get an expert academic writing assistance. We can write any paper on any subject within the tightest deadline.

Leave a Comment


5 × = quince