Navidades: cómo comer y evitar la caries

Navidades: cómo comer y evitar la caries

Si hay quien puede hacer su agosto en diciembre esa es, sin duda, la caries. La Navidad es un cúmulo de tentaciones de azúcar: turrón, peladillas, guirlaches, caramelos, golosinas,… Un paraíso para los niños y los no tan niños. No vamos desde aquí a sermonearte al respecto pero sí a darte una serie de pautas y consejos para que, aunque tu Navidad siga siendo más dulce de lo normal, no se lo pongas tan fácil a nuestro enemigo público número 1.

Lo primero es extremar nuestros hábitos de higiene. Hay que pensar que estos días no paramos de comer. No es sólo que nos sentemos a la mesa y comamos hasta no poder más… es que tenemos a nuestro alcance esa bandejita con turrones de la que no hacemos más que picotear.  Y así, nuestros dientes están expuestos constantemente al efecto de azúcares y ácidos. Consecuencia: debemos darle más faena a nuestro cepillo de dientes y ayudarnos de hilo dental y colutorios. Y si no estamos en casa, no está de más ayudarnos de chicles sin azúcar que te ayudarán a aumentar el flujo de saliva y, en consecuencia, a eliminar restos de alimentos.  Ya ves: sucumbir a la tentación requiere, luego, de un mayor esfuerzo por mantenernos sanos.

Y una vez aceptada la premisa de que la Navidad ha venido para quedarse unos cuantos días y nuestros buenos propósitos aún descansan en el cajón, hay que apostar por ayudarnos de alimentos que nos ayudarán a combatir la caries de forma natural. Está claro que todo en su justa medida.

  • Alimentos probióticos: hay estudios que avalan su eficacia en la lucha contra la caries. Y como también son buenos para la flora intestinal y nuestras digestiones, estos días son perfectos para potenciar su consumo. Así que di sí al yogur natural, a la leche, al chucrut e incluso a las aceitunas y al chocolate negro… ¡¡¡pero con moderación!!!
  • El vino: cuidado porque puede mancharnos los dientes. Aun así, su composición química parece útil para atacar la caries.
  • Las pasas: uno de esos alimentos que no faltan para Navidad. Todavía se discute acerca de su utilidad para combatir la caries, pero parece que, aunque su concentración en azúcar es alta, comparte compuestos químicos similares a los del vino.
  • Té: es preferible acabar tus comidas con té que con café.  Y si es verde o  negro, mejor. Eso sí, como el vino, puede oscurecer tus dientes.
  • Manzana y Kiwi: las frutas más indicadas como postre. La manzana ejerce una función antibacteriana y, además, tienen sirve para limpiar los dientes al tiempo que mordemos. El kiwi aporta vitamina C que ayuda a mantener nuestras encías en forma.
  • Agua: el mejor desengrasante. Al tiempo que hidrata las encías estimula la creación de saliva.

Ya hemos vistos algunos de los alimentos que pueden ayudarnos a mantener nuestra boca en mejores condiciones durante los excesos navideños. ¿Y cuáles son los que debemos evitar?

Zumos:  cuantos menos, mejor.  Y mayor cuidado si son industriales. Son una gran fuente de azúcares y no debemos abusar de ellos, sobre todo con la excusa de que nos ayudan a desengrasar después de una copiosa comida.

Refrescos: lamentablemente son una gran fuente de azúcar. Pero si no  tenéis más remedio podéis ayudaros de un pequeño truco: beber con una pajita para que el líquido no incida directamente en nuestros dientes desde el borde de la lata o el vaso.

Y podríamos completar la lista con las patatas fritas, las galletas… y todos esos dulces que han conquistado nuestra mesa durante la Navidad. Pero eso ya es mucho pedir. Así que recuerda, el éxito está en la moderación. Pero, por si acaso, no está de más, acordarte de tu dentista y programar una revisión para después de las fiestas. ¡¡¡ Más vale prevenir!!!

Feliz Navidad.

Navidad y Caries

Leave a Comment


+ seis = 9